Noticias

6.dic.2012 / 11:16 am / Haga un comentario

Actualmente, es casi imposible identificar manipulaciones derivadas de la compra de conciencias: el pueblo aprendió a respetarse. El proceso bolivariano durante todo este tiempo ha brindado un gran número de proyectos y misiones con fuerte contenido social, gracias a la nueva distribución de la renta petrolera.

diciembre 06.- A diferencia de comicios pasados, nos encontramos con una realidad positiva en la población electoral venezolana. Esta tiene que ver con su capacidad crítica de poder decidir entre los diversos proyectos presentados por quienes buscan gobernar espacios territoriales.

Actualmente, es casi imposible identificar manipulaciones derivadas de la compra de conciencias: el pueblo aprendió a respetarse. El proceso bolivariano durante todo este tiempo ha brindado un gran número de proyectos y misiones con fuerte contenido social, gracias a la nueva distribución de la renta petrolera. Son incontables las alegrías que se respira en los hogares de Venezuela, producto de un gobierno que se ha centrado en dirigir su política hacia los sectores más vulnerables. Los venezolanos y venezolanas decidieron vivir de manera diferente y deslastrarse de un modelo egoísta que busca y apuesta a la no autodeterminación de los pueblos, a la dependencia y al lucro personal –o de algunos pocos–. Son nuevos los formatos a los que tendrán que recurrir los actores que tienen por práctica la compra de los votos en las puertas de los centros.

El ciudadano que elige a sus gobernantes es consciente de que la solución a sus problemas no es una limosna que, para la hora de la tarde, ya ha sido consumida. Ahora, gracias a su pensamiento crítico, puede definir y evaluar la gestión de su gobernante para encauzar su ejercicio electoral, dejando de lado el verse como un medio para que otros mantengan el poder, mientras observa con preocupación cómo sus territorios se siguen plagando de cinturones de miseria que desatan patologías sociales difícil de revertir.  En el caso de Nueva Esparta, esa vieja práctica de compra de voto no aplicará.

Los neoespartanos y neoespartanas desean reencontrarse con este espacio insular en otros términos, anhelan que en su terruño se erradiquen todos los problemas socioeconómicos que se han ido  fortaleciendo para la desgracia de las próximas generaciones. Ya el triunfo del Presidente Chávez en el estado avizora los cambios tan ansiados por sus pobladores. Se aprecia con asombro cómo quien aspira a la reelección recurre a tácticas y galimatías, tomando el nombre y el eslogan del presidente para intentar una suerte de confusión, con miras a  perjudicar al candidato de Hugo Chávez Frías.

Mientras, en la orilla opuesta, está un candidato que no es virtual, al que la población puede ver, tocar y hablarle; y que recoge directamente las necesidades de su pueblo. Así, vemos con gran satisfacción cómo los neoespartanos y las neoespartanas buscan sus manos, en la fusión unánime de esperanza, desarrollo y progreso. Este candidato es Carlos Mata Figueroa, quien por el pueblo y para su pueblo triunfará en Nueva Esparta.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.